Transporte público en Edimburgo

Edimburgo es una ciudad donde los atractivos turísticos están concentrados en pocos kilómetros, así que quizá la mejor manera de descubrirla sea a pie. La ciudad cuenta con un servicio de autobuses públicos que nos permitirán movernos por ella si queremos trasladarnos a algún lugar de las afueras o, simplemente, no tenemos muchas ganas de caminar. El coche es una mala manera de moverse por el casi laberíntico centro de la ciudad y ofrece dificultades para encontrar aparcamiento en las zonas turísticas, así que es una opción -que si bien puede ser interesante para hacer excursiones por la región- está bastante poco recomendada si lo que queremos es explorar la ciudad.

En Edimburgo operan dos líneas diferentes de autobuses, así que tenemos que tener cuidado a la hora de saber cuál de los dos estamos cogiendo. Por una parte, están los autobuses de Lothian, que es la red más extendida en la ciudad, de color granate y amarillo. Los billetes son válidos para un solo viaje y, en el año 2013, costaban 1,40 libras. Hay también un billete diario por 3,50 libras, que nos compensa si vamos a hacer más de dos viajes en estas líneas durante un día. Eso sí, necesitamos pagar en el autobús con importe exacto, porque los conductores no dan cambio.

La otra compañía principal es First, que opera en rutas a barrios y zonas más alejadas del centro de la ciudad. Los precios dependen del trayecto. Aparte de estas dos, hay otra ruta independiente, la número 13, que muchos turistas utilizan para acercarse a algunos de los museos más importantes de la ciudad, como la National Gallery of Modern Art.

Para quien tenga que visitar por alguna razón zonas de Edimburgo fuera del centro, otra posibilidad es el tren de cercanías, que tiene algunas rutas con salida desde la estación de Waverley.

De Edimburgo a Glasgow

De la estación de Waverley salen también con mucha frecuencia que nos llevan de Edimburgo a Glasgow. En hora punta, llega a haber un tren rápido cada cuarto de hora, para un viaje que suele durar alrededor de 50 minutos. Hay otro servicio con paradas intermedias que tarda unos quince munutos más. El billete para éste suele ser algo más barato y no hay mucha diferencia de tiempo, así que es una opción interesante.

A Glasgow podemos también desplazarnos en autobús con la compañía CityLink que sale de la estación de St Andrew.

Del aeropuerto de Edimburgo al centro de la ciudad

La opción más interesante para ir al aeropuerto de Edimburgo desde el centro de la ciudad -a la espera de que el tranvía que se está construyendo esté listo en el año 2014-, es el autobús especial Airlink Express. Este autobús hace la ruta entre el aeropuerto y el centro de la ciudad (tiene su cabecera en Waverley Bridge, frente a la estación de tren). El viaje dura alrededor de 25 minutos y en el año 2013 costaba 6 libras por trayecto y no es válido el billete diario de los autobuses de la compañía Lothian.

Hay una opción más barata, pero que tarda más tiempo. El autobús urbano de Lothian número 35 nos lleva desde la terminal del aeropuerto hasta el centro de la ciudad, por la tarifa urbana de 1,40 libras (año 2013). El recorrido completo hasta el centro dura alrededor de hora y media.